Admiro a los que usan genial, brillante y respetuosamente las redes sociales, de las que únicamente he usado el WhatsApp en los casos en que mis llamadas no son atendidas por sus correspondientes destinatarios, pero yo me quedo con lo fundamental, aunque actualizado, y sólo defiendo el teléfono y el correo. En cuanto al teléfono, incluso el móvil, lo usamos para todo menos para hablar (¡qué pena!): lo tenemos abandonado y sólo nos molestan los pesados de Jazztel, Ono, Vodafone… Y en cuanto al correo, ahora electrónico, pienso que es el mayor avance de Internet respecto a la comunicación, ya que nos brinda el contacto inmediato con todas las personas del planeta. Aquí les pongo a disposición el mío: josantferrandizhdez@gmail.com

“Aunque bajo la tierra
mi amante cuerpo esté,
escríbeme a la tierra,
que yo te escribiré.
Ayer se quedó una carta
abandonada y sin dueño,
volando sobre los ojos
de alguien que perdió su cuerpo.
Cartas que se quedan vivas
hablando para los muertos:
papel anhelante, humano,
sin ojos que puedan serlo.”
(MIGUEL HERNÁNDEZ)