“No he nacido para un solo rincón; mi patria es todo el mundo.”

(SÉNECA)
Nuestra tierra tiene una identidad peculiar, sobre todo con un habla propio, mezcla, ahora inseparable, de dos culturas que aquellos primeros pobladores nos aportaron después del Tratado de Almizra (26 de marzo de 1244). Y queremos ser universales aportando a la unión de todos los pueblos las características que nos han hecho ser así, ya que el lenguaje está existencialmente unido a la idiosincrasia de un pueblo. Apoyamos, pues, todo lo que implica el compartir y exigimos estar con todos en común unión, porque los protagonistas de la historia son los pueblos, no los dirigentes, no los de arriba, no los que nos excluyen… Gabriel Miró y, sobre todo, el poeta social por excelencia, Miguelito, nos conectaron con todos los seres humanos. Con ellos hacemos nuestra el manifiesto de Leonard Cohen: “Oídlo mientras os inclináis sobre vuestros planos, oídlo mientras os arremangáis, oídlo una vez más: cualquier sistema que montéis sin nosotros será derribado”. vega
-Memoria de la Sanidad y la educación en dos CAÑAMAZOS hallados en el fondo de la cesta de costura de mi madre